¡Hola! ¿Te acuerdas que el mes pasado estuvimos hablando de los temas (plantillas) en WorPress? 

Pues hoy toca segunda parte, ya que te voy a explicar todo lo que necesitas saber sobre los temas hijo

¿Qué es un tema hijo?

 

Para que quede claro, mejor te pongo un ejemplo.

Imagina que has pasado varias horas (o días) escogiendo el tema perfecto para tu blog.

Pero aún así, te apetece hacer algunos retoques: añadir un nuevo color, cambiar el tipo de fuente, disposición de algún elemento (por ejemplo, el otro día yo añadí la caja de búsquedas de mi blog a la barra de menús principal)…

Para hacer esos ajustes has pasado varias horas mirando tutoriales o has pasado de complicarte la vida y has contado con ayuda de un experto.

Ahora si que tienes Tu Blog tal y como tu querías.

¿Pero sabes que ocurrirá la próxima vez que se actualice el tema? Pues que tienes todas las papeletas de perder toda la personalización extra que le hiciste al blog.

¿Te imaginas que esto fuese siempre así? Nos pasaríamos la vida repitiendo una y otra vez lo mismo.

Para evitar esto, existen los temas hijo.

 

Un tema hijo es una extensión del tema principal, que hereda todas las propiedades del padre, pero donde puedes modificar y añadir funcionalidades sin poner en riesgo su integridad con una actualización. 

 

O al menos eso dice la teoría.

Yo por si acaso tengo documentada las modificaciones que he hecho, no vaya a ser que al desarrollador de la plantilla se le de por hacer una mega reforma y me fastidie el invento.

Pero vamos, eso sería un caso muy excepcional.

Ventajas y desventajas de los temas hijo

Como te he mencionado antes, la principal ventaja de utilizar temas hijo es que las actualizaciones sobre el padre no te afectan. Por lo que no tendrás que repetir los cambios de cada vez.

Pero por otro lado, al añadir una capa más, podemos ralentizar el rendimientos de la web. Y ya sabes lo mucho que le gusta a Google que las webs sean rápidas 😉

Personalmente, me parece mucho más cómodo usar los temas hijo, pero te aviso para que lo tengas en cuenta y decidas lo que le va mejor a tu blog.

Cómo crear un tema hijo de forma manual

Antes de empezar con esto, déjame que te recuerde que si vas a trastear el código, lo mejor es que empieces haciendo una copia de seguridad. A mi me encanta aprender estas cosas, pero a veces un punto y coma más o menos pueden hacer que todo falle. Así que ten cuidado que yo no me hago responsable de lo que hagas con la info que te doy 😉

Crear un tema hijo, de forma manual es muy sencillo.

Sólo necesitas tener acceso a la estructura de archivos de tu hosting, bien sea por FTP (si no sabes de lo que hablo deja un comentario y te lo explico otro día, que estoy intentando no ser demasiado técnica) o por que disponga de esa función a través de su panel de control.

Los temas se almacenan en la carpeta /wp-content/themes

Ahora imagina que tu tema se almacena en una carpeta llamada mi-tema-ideal

Pues el primer paso que tienes que dar es crear la carpeta mi-tema-ideal-hijo

Y dentro de ella crear el fichero style.css, que será donde hagas las personalizaciones sobre los estilos.

Para que esto funcione, el contenido básico del fichero style.css tiene que ser similar a este:

código tema hijo

Lo más importante es que te fijes en la última linea del ejemplo, que es la que indica donde están guardados los estilos del padre

Y ahora que tienes tu nuevo tema, sólo te falta activarlo a través del panel de control de WordPress

Por cierto, si necesitas modificar algún otro archivo del tema principal, la mecánica es la misma. Creas en la carpeta del hijo un archivo con el mismo nombre y lo personalizas según tus necesidades.

¿Como lo ves? ¿Tienes la cabeza dando vueltas?

Para que entiendas mejor de que te hablo, he buscado en youtube un vídeo que lo explica perfectamente. Iba a grabar el vídeo yo misma, pero me pillas con Terremoto durmiendo y, además a veces no merece la pena repetir lo que otros han echo. Decir lo mismo con otra voz no tiene mucho sentido 😉

 

¿Ahora lo ves más claro? ¿Te atreves a trastear por las tripas de tu blog?

Bueno, por si aún no estás en ese punto, no te preocupes que te traigo una alternativa.

 

Crear un tema hijo con ayuda de un plugin

 

Si es que hoy en día hay plugins para todo 😉

Hace poco que descubrí Child Theme Configurator y me parece super cómodo para crear temas hijos, de forma rápida y sin necesidad de conocimientos técnicos.

Ya sabes cómo va el tema de los plugins (y si no preguntas), lo instalas, lo activas y listo.

En este caso, para utilizarlo, tienes que acceder a través de HerramientasChild Themes

child theme configurator


 
Tiene varias opciones pero lo básico es que escojas (dentro de la pestaña Parent/Child):

  1. CREATE a new Child Theme, en donde le dices que quieres crear un nuevo tema hijo
  2. Select a Parent Theme, en donde le indicas cual es el tema padre
  3. pulsas sobre Analyze

Y a partir de ahí es cuestión de configurar los diferentes apartados aunque funciona igual si los dejas por defecto y te vas al punto 9. CREATE NEW CHILD 

Luego vas a apariencia temas y activas el nuevo tema hijo

Así es mucho más sencillo ¿verdad?

Conclusión

Independientemente del sistema que elijas, crear un tema hijo me parece muy práctico para no tener que estar pendiente de volver a introducir cambios después de cada modificación.

¿Tu que piensas? ¿Te animas a crear tu propio tema hijo?

Recuerda que puedes dejarme un comentario si te has perdido en alguna de las explicaciones.

 

Diseñoblogs

 

No te puedes perder...

¿Y lo bonito que es compartir ?
Email this to someonePin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Ayudo a otras madres emprendedoras con la parte técnica de sus negocios (blog, redes sociales, email marketing...) Mi objetivo es que puedan transmitir aquello que las apasiona, a través de un blog, al mismo tiempo que disfrutar de su tiempo y de su familia.

EBOOK "3 CLAVES PARA UNA MARCA POTENTE

Aprende a enamorar a tus visitas con un diseño magnético, fotos impactantes y un buen posicionamiento.

Gracias por suscribirte. Recuerda revisar tu carpeta de promociones y spam. Si mi email cayó allí, asegúrate de que no vuelva a pasar añadiendo mi email a tu libreta de direcciones. Un saludo y hasta pronto.